Las Casas de Ceta y de Pazos y Figueroa: el gótico y el renacimiento en Vigo

Las dos viviendas más antiguas del Casco Vello de Vigo –declaradas monumento histórico artístico desde 1946-  se encuentran situadas en la Plaza de Almeida, muy próximas a la Colegiata y casi en la parte final de la Calle Real, auténtica columna vertebral del Vigo primigenio.

Ambas viviendas pertenecieron a familias de arraigado renombre en su época en la ciudad –posiblemente sus orígenes se encuentren en comerciantes enriquecidos con el florecimiento de la actividad pesquera en nuestra comarca al final de la edad media-. Prueba de esta importancia es la existencia en ambas fachadas de sendos escudos familiares.

Ambos edificios albergan hoy en día el Instituto Camoes, difusor de la cultura portuguesa.

La llamada Casa de Ceta (también conocida como Casa Arines) es la más antigua de las dos; fue construída en el siglo XV, en estilo gótico tardío, y se caracteriza por la sobriedad de su decoración y el acabado apiconado de sus sillares que le dan un aspecto de torreón. Su vecina, la casa de Pazos y Figueroa, es un siglo posterior y sigue las pautas del plateresco  -una versión española del estilo renacentista. La decoración, sin ser excesiva, si que es más abundante que en su compañera, destacando especialmente en el balcón de la tercera planta, con un dintel y jambas muy trabajadas, a las que se añaden dos medallones  en los laterales. También están decorados los dinteles de los ventanales de la segunda planta, con clara influencia portuguesa. Ambos edificios están coronados por un recogeaguas y tienen gárgolas para favorecer la evacuación de la lluvia.

Desde 1998, y tras una profunda reforma de su interior a cargo del arquitecto Alfonso Penela, los dos palacetes urbanos albergan la sede del Instituto Camoes en Vigo. La vinculación de los edificios con la nación vecina se ve reforzada por el hecho de que desde 1884 la plaza a la que se asoman sus principales fachadas –anteriormente conocida como Plaza Vella o Plaza de las Cebollas, se denomina Plaza de Almeida, en reconocimiento al teniente portugués Joao B. de Almeida, que participó en los acontecimientos vividos en Vigo con motivo de la expulsión del ejército francés en la Guerra de Independencia.

O novo Casco Vello de Vigo
 

Facebook

Twitter