Bea, la del vegetariano Gálgala

Yo me enamoré la primera vez que comí en el Gálgala de Bea Gómez, aunque no sé si fue ese estilo suave, elíptico, relajante que imprime a su restaurante en Placer, 4, el más antiguo yo creo de los vegetarianos vigueses, con más de 15 años. Yo creo que llevaría allí a una novia por vez primera, para contarle mi amor sin recargos digestivos, y por última, si quisiera contarle que ya no la quiero con la más pacífica carga alimentaria. La última vez que fui, con Ani Boado y la cantante de rap Woyza, picoteamos un tagliatelle con shitake a la crema, unas albóndigas de avena preparadas a la jardinera, un crêpe de setas con ensalada… y unos dulces deliciosos. Nos quedamos con las ganas del quiche de espinacas, pasas y piñones.
Dos escenarios hallas cuando entras en este pequeño restaurante: de tienda primero, con productos ecológicos que puedes llevar a tu casa; de restaurante después, con ocho o diez mesas entre luces tenues. No sé si seguirán ahí Montse Guimarei o la Barbero porque todo cambia, nada permanece en la hostelería, pero mientras siga al timón Bea Gómez me basta, porque significa respeto a la cocina vegetariana más natural y bien cocinada. ¡Ah! Cuidado con los horarios; de martes a jueves solo comida, a la que añaden cena viernes y sábados; los domingos y lunes, para descansar.

Casco Vello Vigo

Texto: Fernando Franco

Fotografía: Javier Teniente

O novo Casco Vello de Vigo
 

Facebook

Twitter